VOLTAIRE Y SU DICCIONARIO FILOSÓFICO

VOLTAIRE Y SU DICCIONARIO FILOSÓFICO

Notapor AGF el Sab May 18, 2013 8:38 am

VOLTAIRE Y SU DICCIONARIO FILOSÓFICO

Poseo esta obra, va ya para treinta años y llegó a mis manos por pura casualidad, puesto que ver en un escaparate de una flamante librería (que pronto cerraría por falta de mercado) de mi ciudad natal; tan poco destacada en “inquietudes verdaderamente intelectuales”… este libro de nada menos que, escrito por “Voltaire”, era algo así como ver volando a “un grajo blanco”; por lo que entré de inmediato y me interesé por aquel volumen que era el primero de los tres que componen la obra; lo compré y encargué al librero que me encargase los dos siguientes, cosa que fielmente cumplió.
Lo leí entonces y lo he vuelto a leer varias veces más; son de esas obras que siempre te dicen algo y por tanto son inagotables; puedes abrirlo por cualquier parte y leer, siempre encontrarás cosas que te harán pensar y meditar y por descontado, te ilustrarán bastante; puesto que el autor fue destacada figura de “La Ilustración”.
Yo y por cuanto he leído de este autor, lo catalogo como un gran rebelde de todo y por todo; un inconformista y un arduo buscador de esa verdad que nadie encuentra; por ello y pese a haber llegado a vivir junto a reyes y en su mismo palacio; al final era expulsado y por esa rebeldía padeció cárcel y diferentes deportaciones; aún así llego a vivir muchos años, puesto que murió a los ochenta y tres… pero su inteligencia y genio perviven en el tiempo; es por lo que los franceses lo honraron, dándole sepultura en “El Panteón”… “Aquí se nos muere un Cerbantes (firmaba con “b”) y nadie sabe exactamente dónde están sus restos; los de Colón, también hay dudas y no digamos los de Franco… que lo que muchos quieren es sacarlos de su sepultura y no sabemos dónde los situarían, si pudieran”… son cosas de “la España de siempre”… y así nos va.
Pero volvamos al diccionario citado y a un par de páginas del mismo… Anoche leyendo ya de madrugada, encuentro el siguiente texto… el que estimo hay que tener mucho valor para tratar de “desmenuzarlo”. Veamos.
“El hombre, que cree en la obra maestra de la Divinidad, nos aportará, mejor que los demás productos de la naturaleza, la prueba de la incapacidad o malicia de su supuesto autor. En ese ente sensible, inteligente y raciocinador, que se cree objeto constante de la predilección divina y que se forja a Dios a imagen y semejanza suya, no vemos más que una máquina más móvil, más frágil, más fácil de descomponerse por su gran complicación que la de los seres más toscos. Los animales que están desprovistos de nuestros conocimientos, las plantas que vegetan y las piedras que no sienten, son, bajo muchos aspectos, seres más favorecidos que el hombre. Al menos no están sujetos a las penas del espíritu, a las torturas del pensamiento y a los pesares que los devoran. ¿Quién no quisiera ser animal o piedra cuando sufre la pérdida irreparable de un ser amado? ¿No es preferible ser una masa inorgánica que un supersticioso desazonado que pasa la vida temblando, uncido a la vida presente y esperando además infinitos tormentos en la vida futura?”.
Continua mucho más y corresponde al apartado, dedicado a la letra “C”; “Causas finales” de dicha obra; pero lo dejó aquí, puesto que como todo el diccionario, tiene una condensación enorme y además éste párrafo no es de Voltaire; honradamente el autor de la obra, dice copiarlo de otro autor y su obra… “Sistema de la Naturaleza, del barón de Holbach… el que por cuanto se lee en dicho apartado, debió… “masturbarse mucho más el cerebro, que… el propio Voltaire”; lo que nos lleva no sólo a la terrible sentencia del sabio de sabios… “Sólo sé que no sé nada” (Sócrates); o a la sentencia de la sabiduría popular que muy certeramente afirma el que… “mientras más se sabe más se ignora”.
De momento respetemos a Voltaire, simplemente por esta afirmación… “No comparto lo que dices, pero defenderé hasta la muerte, tu derecho a decirlo”. Quien así se define, merece como mínimo el mayor de los respetos.
Esos textos antes referidos, consideremos que son del S. XVIII y que por tanto y pese a la tan cacareada “Ilustración”, había mucho camino por andar. Camino que en el S XIX, andaría otro francés (Allan Kardec), también filósofo, y el que con su teoría de la reencarnación, que en nada atenta con las prédicas de Cristo y por aquello que El Galileo afirmara de que… “En el Reino de Mi Padre hay (o existen) muchas moradas”… y la otra de que… “En verdad os digo que nadie que no naciera de nuevo entrará en el Reino de mi Padre”. Todo ello unido a la también teoría de “La Evolución de las Especies”, del inglés, Charles Darwin… nos puede llenar de esperanzas, para tener paciencia y seguir creyendo en ese insondable misterio cual es … Dios y su Creación; por tanto paciencia… “y tiempo al tiempo… lo que tenga que ser será”. El mayor consuelo que yo encontré; es sencillo… “yo no me creé a mí mismo… La Fuerza o Causa de mi existencia y la de todo lo demás, debe saber el qué y el por qué de todo ello”… así es que… analizando ello… indudablemente somos inocentes… “para qué complicarnos la vida con tantas profundidades, que quizá puedan ser absurdas por demás”… “Comamos y bebamos que mañana moriremos”; pero eso sí, hagámoslo con moderación para disfrutar de una vida más larga y llevadera.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (Aquí mucho más)

NOTAS:
François Marie Arouet, más conocido como Voltaire (París, 21 de noviembre de 1694 – ibídem, 30 de mayo de 1778) fue un escritor, historiador, filósofo y abogado francés que figura como uno de los principales representantes de la Ilustración, un período que enfatizó el poder de la razón humana, de la ciencia y el respeto hacia la humanidad. En 1746 Voltaire fue elegido miembro de la Academia francesa.
Paul Henri Thiry, Barón de Holbach, nacido como Paul Heinrich Dietrich von Holbach (Edesheim, 8 de diciembre de 1723 – París, 21 de enero de 1789), fue un filósofo materialista francés de origen alemán.
Allan Kardec (n. Lyon, 3 de octubre de 1804 - m. París, 31 de marzo de 1869, inhumado en entierro civil el 2 de abril) fue el seudónimo del pedagogo francés Hippolyte Léon Denizard Rivail, quien es conocido hoy como el sistematizador del Espiritismo.
Lo que no quieras para tí no lo quieras para nadie, no hagas mal a nada vivo, aunque sea una planta, respeta la vida en todas sus formas.
AGF
 
Mensajes: 998
Registrado: Mié Ago 03, 2011 11:14 am

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado