Lo que se oculta de las guerras

Lo que se oculta de las guerras

Notapor AGF el Sab Abr 20, 2013 8:01 am

Lo que se oculta de las guerras

Mientras que se nos informa hasta “el vómito”; de lo que ocurre en esas guerras, que surgen en esos países que apenas pintan nada en el concierto mundial; mientras en esos “teatros sangrientos”, nos sirven detalladamente todas las atrocidades que “los rebeldes”, realizan allí y lo perversos que son; puesto que eso es lo que interesa “al sistema que domina al mundo”; apenas sabemos nada de lo que allí realizan, “los buenos”, los que patrocina el sistema y los que fueron allí enviados, para “liberar al pueblo o a los pueblos sojuzgados”.

Jamás se nos dirá que esas guerras son promovidas por intereses de fuera y que en ellas, sólo se dirimen intereses multinacionales y que en nada o en muy poco van a beneficiar a los nativos de esos atormentados países, que tuvieron la desgracia de poseer riquezas de gran valor, para “el sistema”.

Cuándo se nos sirven imágenes de unos y de otros; los rebeldes, son siempre individuos desalmados, desarrapados, crueles en demasía, etc. etc. etc. Cuándo las imágenes se refieren “a los salvadores”; se destaca la limpieza y orden en todo; puesto que allí ha ido a “proporcionar la paz, enseñar al que no sabe, dotarlo de bienes que no tenían y que generosamente proporcionan los invasores”… etc. etc. etc.


Luego y de tarde en tarde, aparecen hechos (que no han podido tapar de ninguna de las maneras y pese a los enormes controles que debe tener dispuestos el sistema) que en nada o en muy poco, difieren de los que hacen “los otros”: violaciones, torturas, palizas y en fin… “lo que el hombre, cualquier hombre, realiza en esos teatros donde la deshumanización termina por invadirlo todo… o casi todo”.

No hablemos de las parafernalias que montan los países que allí envían tropas, puesto que nos sirven escenas, de tal tipo de futuras “heroicidades y sacrificios en favor de los nativos que van a salvar”, que a algunos hasta hacen llorar. Igual ocurre cuando viene algún féretro que otro (los heridos apenas si se les ve ni se sabe nada de ellos y son “sombras” que no interesa desvelar)… entonces las fanfarrias, son memorables por lo excelso de las mismas y los grandilocuentes discursos que hacen al cadáver de quién normalmente… “fue allí voluntario y por cuanto le pagaban mucho más que en su país de origen, amén de que podría mejorar ascendiendo en la escala de sus ejército patrio”… ¡Ha muerto un soldado y eso es sagrado! Que mueran diez camioneros, media docena de albañiles, cuatro pescadores, dos taxistas, dos poceros y cien más de los mil oficios en que se trabaja con riesgo más o menos arriesgado… “eso es lo normal y no merece nada más que la nota local o poco más, pues eso no interesa a nadie”… a nadie que no sea familia, amigos o allegados, claro está.

Pero conviene saber o no olvidar, que la guerra, cualquier guerra… y una guerra es simplemente que dos individuos se encuentren en líneas “enemigas” y que se enfrentan a vida o muerte… eso es una guerra, y la guerra, fue significada como uno de los cuatro jinetes del Apocalipsis… o sea “una de las pestes” que acabarían con todo al final de los tiempos; pero por lo que sea… “esa peste viene desde el principio de los tiempos y en una continuidad que no tiene explicación posible, pero que continua”.

Podría escribir sobre muchos otros escenarios; pero como lo que motiva mi artículo de hoy es los textos que siguen; me limito a reproducir un párrafo.

“A los cinco días de haber sido enviado a Irak por primera vez, Tomas Young recibió el impacto de bala de un francotirador en la el barrio de Sadr City en Bagdad. La bala lo dejó parapléjico y cambió su vida para siempre. Hoy, nueve años más tarde, a los 33 años de edad, Tomas decidió terminar con su vida. Recientemente anunció que dejará de alimentarse y se desconectará de la sonda de alimentación artificial que tiene que usar para ingerir alimento”.

El resto pueden leerlo en la dirección que les dejo y, escrito por una famosa y veraz periodista Norteamérica que escribe en nuestro idioma (español) y juzguen ustedes mismos de la terrible odisea, de un joven que fue enviado a… ¿liberar qué? http://www.democracynow.org/es/blog/201 ... s_de_morir

¿Cuántos miles y miles de jóvenes como este pasaron por situaciones tan horribles o más que las que él mismo cuenta antes de morir? ¿Recuerdan aquella guerra que hubo en Vietnam y lo que allí quedo y cómo volvieron decenas de miles de combatientes? ¿Hay que recordar algo de lo ocurrido en Japón, Alemania y tantos otros países en la denominada II Guerra Mundial? Guerra mundial que no acabó, puesto que todo el siglo pasado fueron de guerras sucesivas, como está siendo éste, donde las guerras siguen en múltiples escenarios… la guerra es el mayor negocio material de este pobre mundo… y hay que seguir fabricando material de guerra y todo tipo de pertrechos auxiliares… y para seguir fabricando hay que destruir los fabricados… y par sustituir lo destruido hay que seguir fabricando… y esta atrocidad sigue y sigue… y sigue… y nadie se propone pararla.

Además y para mayor… (no encuentro la palabra adecuada)… “lo que sea”; hoy para un soldado de uniforme que muera, quede herido, inválido o hecho una piltrafa como el que arriba se señala… ¡Los que mueren son enormes cantidades de hombres y mujeres de toda edad y que indefensos entre los dos fuegos malditos de una guerra, simplemente mueren… como los insectos de una plaga cuando los rocían con los plaguicidas o pesticidas oportunos!

Y todo ello para que los poderosos mantengan su poder o lo acrecienten mucho más… ¿para qué querrán tanto poder y dinero? No lo entiendo.


Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más)
Lo que no quieras para tí no lo quieras para nadie, no hagas mal a nada vivo, aunque sea una planta, respeta la vida en todas sus formas.
AGF
 
Mensajes: 998
Registrado: Mié Ago 03, 2011 11:14 am

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado