La familia y… sus circunstancias

La familia y… sus circunstancias

Notapor AGF el Mié Ago 21, 2013 7:49 am

La familia y… sus circunstancias

La enorme crisis que estamos sufriendo en España (en otros países también) está sirviendo para que muchos o muchísimos, estén aprendiendo que la familia fue el mejor logro que pudo obtener el ser humano en su durísimo caminar por este planeta. Y los hechos lo están demostrando con rotundidad… ¿Por qué?
Aquí y desde hace ya más de cuatro décadas; se inculcó por “los políticos progresistas”, que el individuo “podía volar en las ficticias libertades que la demagogia propugnó sin base alguna”; puesto que predicaron con énfasis digno de mejor causa, que tan pronto pudiese salir del nido familiar, que el que fuese que saliese cuanto antes; que buscase su vida en las “grandes libertades” que les proporcionaba el nuevo sistema, que preconizó grandes derechos y ningunas obligaciones… “a vivir en libertad que la vida son cuatro días y hay que disfrutarlos sin mirar ni al ayer y menos al mañana”.
Así todos salieron “a la vida y por libre”; la familia se debilitó, los padres, se quedaron solos antes de tiempo y los vástagos, se independizaron puesto que hubo un “bluf” de abundante trabajo, bien remunerado y en el que entraron en tropel multitudes que efectivamente, ganaron dinero… “pero lo mismo que lo ganaban lo gastaban”; es más; muchos creyeron que aquel “bluf” era inagotable y que por tanto podían endeudarse cuanto quisieran; y así lo hicieron en cantidades “industriales”.

Pero “las vacas gordas” pasaron y vinieron “las vacas flacas”; en ellas infinidad de ellos agotaron sus pocos recursos monetarios; al ser despedidos de aquellos trabajos, muchos quedaron supeditados a los subsidios del paro; pero estos también se acabaron y tras ello, les llegó… “el rechinar de dientes y las tinieblas que no esperaron ni imaginaron nunca habrían de llegar”.
En el intervalo, muchos de estos insensatos no sólo se hipotecaron de por vida, sino que recurrieron “a los viejos” (padre, madre, o viudos viviendo de la pensión) y les agotaron sus ahorros; incluso les lograron firmas temerarias como avalistas de préstamos que nunca podrían pagar y con ello, arrastraron a la miseria a sus propios padres u otros miembros de su familia. La plaga de desahucios lo confirma y las secuelas como una maldita riada arrastraron a quienes no debían participar en ello.
Anteriormente y cuando “nadaban en las abundancias” y todo el mundo tenía trabajo; los hijos a la guardería y los progenitores, muchísimos de ellos, como viejos “ya inservibles”, la ingratitud de los hijos, los llevó a los hogares o residencias de ancianos, donde muchos murieron en esa soledad que sólo la sabe el que la ha padecido… “no había ni sitio ni tiempo para atender a quienes cuando nacieron sí que atendieron y atendieron bien a su prole… para que progresaran”.
No hablo de los que supieron cumplir con sus obligaciones y que afortunadamente fueron muchos y por ello, aún se sostiene la sociedad familiar; que es infinitamente superior a la política del tipo que sea.
Por ello hoy aún pueden subsistir aquellos que “quemaron sus naves y quedaron varados en la vida y sin lugar hacia donde ir”; por ello volvieron a pedir socorro a la familia, al padre, a la madre, al hermano y por ello, aún pueden continuar viviendo muchos de ellos.
Se está dando los casos de tener que ir a los hogares y residencias de ancianos, para sacar de estos centros a los viejos… ¿por caridad, por remordimientos, por reconsiderar que nunca debieron permitir que entraran en ellas? No… por cuanto sacando al viejo o la vieja de esos “almacenes de seres humanos cuya salida es la muerte”… también sacaban la pensión que aún cobran estos seres… y hoy con ella, están viviendo muchas de esas familias que soñaron con unas libertades, que ya se vio que eran… “como los mulos que el dueño pone trabas para que pasten en un terreno limitado, pero del que nunca podrán salir, sino es con la atada cuerda que los tiene sujetos su amo”.
Como complemento a tanta calamidad; también las organizaciones religiosas (principalmente las que creó y mantiene la Iglesia Católica: también muchas otras, laicas o no) facilitan ayudas alimentarias, de vestimenta y otros muchos anexos, para de alguna manera, paliar este ya largo período de “vacas flacas” y el que por cuanto apunta… tardará en pasar.
Lógico que el nuevo Papa Francisco… “haya gritado al mundo que la sociedad no se preocupó ni de los viejos ni de los jóvenes y que así no se va a ninguna parte positiva”… ha venido a recordar que la familia, es el camino mejor para ir sorteando los muchos obstáculos que siempre encontrará el hombre y que destruyendo la familia y sus vínculos humanos, en realidad se está destruyendo la humanidad.
No valen… “las familias mafiosas, de intereses materiales, de obediencia ciega hacia fines que al final no tienen fin o si lo tienen, serán desastrosos”.
Sí… la crisis, la gran crisis, está sirviendo para que se recuperen raíces que nunca debieron desarraigarse; esperemos que con paciencia, inteligencia y orden, se pueda volver a una senda de verdadera prosperidad humana. El mundo ha soportado muchas crisis y esta será una más, que debe aportar el fortalecimiento que se perdió hace mucho tiempo… “Dios aprieta pero no ahoga… dice la sentencia”.


Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más)
Lo que no quieras para tí no lo quieras para nadie, no hagas mal a nada vivo, aunque sea una planta, respeta la vida en todas sus formas.
AGF
 
Mensajes: 998
Registrado: Mié Ago 03, 2011 11:14 am

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados